Ricardo Alfonsín-2011

Entramos en la etapa final de la campaña para las elecciones primarias y por supuesto toda nuestra gama de animales políticos afilan sus uñas, y cómo sucede desde años, aparecen los gurúes que manejan la imagen y el discurso de los candidatos, apelando a cosas tales cómo globos, alegría envasada, cumbia, etc. etc.
O sea todo lo que presupone que va a agradar a ese manso rebaño que somos nosotros, la gente (porque a veces ni siquiera alcanzamos al categoría de pueblo).
En el radicalismo parece que recurriesen al mismo diseñador de campaña que De la Rúa, apelando a los mismos tics, la cámara retrocede ante el avance de Alfonsín, la imagen segura, con una sonrisa a flor de labios, el discurso firme, sólo faltaría que diga “Y me dicen aburrido”.

Pero hoy es peor, el leit-motiv de parte de esta campaña es “Preguntenme a mí” sobre el tema e la inflación, y por algún lado quizás tenga razón, deberían preguntarle a Alfonsín hijo sobre la inflación, porque él sabe mucho de esto, por interpósita persona, ya que su padre sufrió en gobierno propio, una tremenda inflación en el año 1989, y supongo que no encontró las herramientas para combatirla.
Ahora, no tenemos que preguntarle a los personajes cotidianos del aviso publicitario, deberíamos preguntarle a quienes originan esta escala inflacionaria, a los formadores de precios, a los grandes supermercados (eso se ve claramente cuando un comerciante recibe mercadería en el spot), a los industriales, a los que manejan la bolsa de comercio, a quienes especulan a futuro, etc. etc.
Y por supuesto el gobierno de turno debería poder poner freno a esto, pero no lo va a hacer ni Cristina, ni mucho menos Alfonsín, Duhalde, ni nadie que en estos momentos esté en el tablero del juego político de la Argentina, a ninguno le interesa lo que la gente piensa, salvo que sea en favor de su partido (mejor dicho, maldito ególatra, en su propia persona, porque partidos, sólo hay los fines de semana y hasta por ahí nomás), así que no me pregunten a mí sobre la inflación, porque yo sólo la sufro, cómo sufro la falta de educación, la injusticia, la inmoralidad, la falta de oportunidades para todos por igual y miles de cosas más.
Y para cerrar el tema una pequeña canción que tiene sus años, Moris y “Pato trabaja en una carnicería”:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s