De Willie Dixon, T-Bone Walker, Muddy Waters y Memphis Slim pasé al rock nacional

Por estos días, no se si a causa del otoño austral o qué, me puse a escuchar bastante blues y sobre todo deteniéndome en Willie Dixon, T-Bone Walker, Mempis Slim o Muddy Waters, y como de costumbre se me dio por pensar en la historia de estos tipos.
Muchos de ellos tocaron y grabaron discos hasta una edad avanzada, eran respetados por el público y por otros músicos (hice hincapié primero en Dixon porque de su cabeza salieron temas que han sido tocados por medio mundo, empezando, en la era del rock, por Hendrix, Cream, Led Zeppelin y podríamos seguir hasta agotar las letras de la compu).
Usé la palabra respetados con un claro propósito diferencial, ya que eso no sucede acá.
Siempre se dice que el público argentino es muy exigente, que tenemos mucho conocimiento y eso quedó demostrado, a veces, cuando vino a la Argentina B.B. King o Dizzie Gillespie, por ejemplo, pero no se da el mismo caso cuando tocan por estos lares Javier Martínez, Ricardo Soulé, Miguel Cantilo y tantos otros.
Me he cansado de escuchar que esa es música vieja (¡¡¡…!!!), que no se reciclaron con el tiempo, a veces usando en forma despectiva el mote de hipies, y ahí descubro (vaya descubrimiento!!) que no somos tan cultos como se dice, que no somos un público de paladar negro, hoy llenan recitales algunas bandas rolingas, que no superan la mediocridad absoluta que existe en el rock local, pero a la hora de brindar apoyo y reconocimiento a todos nuestros grandes músicos, la gran masa del pueblo argentino…desaparece.
No hay mejor ídolo que el ídolo muerto.
Si a algunos de los pocos que nombré antes se les hubiese ocurrido morir antes de tiempo, hoy estarían en todas las remeras.
Pero no, se les dio por seguir vivos y haciendo su música y eso no se perdona, aunque después algunos de los músicos actuales les afanen, nadie puede volver a escuchar en vivo la música de los tempranos ’60 y ’70. Pareciera que no se soporta o no se está preparado para ello, pero si para escuchar a cualquiera de las viejas glorias que vienen del exterior y me vuelvo a preguntar: ¿No queremos escuchar el sonido de una época? ¿Por qué será?
No lo se, pero me duele. Y para sacarme el dolor escucho a Willie Dixon haciendo “Seventh Son“:

O esta magnífica reunión de Koko Taylor, Willie Dixon, Memphis Slim, T-Bone Walker tocando en vivo en un festival de blues en Alemania:

Y por último a Muddy Waters haciendo “Hoochie Coochie Man” en el Festival de Newport por los años 60:

Amigos, espero que lo hayan disfrutado tanto como yo, ya que como dice Boom Boom Kid: “Música medicina es”

Anuncios

One comment

  1. blogup · mayo 22, 2009

    me acordé de una anécdota de Willie Dixon cuando , antes de subir a un escenario le dice a Muddy Waters, hey,tengo un tema justo para vos, y Muddy le dice justo ahora? porque no lo dejamos para otra ocasión?
    es fácil, son cuatro tonos y como es le pregunta nuevamente, es así tantan tatán, bien y en el estribillo que hago, y willie le dice, vos sabés bien lo que hay que hacer, y así estrenaron hocchie cochie man.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s