“Diario Crítico” de Alejandro Taverna

Diario Crítico de Alejandro Taverna

27 de noviembre
El sábado a la noche al descuido caí en un canal cultural En un programa de crítica fílmica cuatro o cinco voces protuberantes daban vueltas en derredor del letrero “nuevo cine argentino”.
Yo de eso prefiero no decir nada. Del hit parade del tapete mediático me hago mi propio menú (¿de qué otra manera debe regirse el trabajo crítico?). Y me puse a pensar sobre las relaciones del cine de largometraje argentino con el público de la misma nacionalidad.


Hasta hace unos quince año había una mayoría de público cinematográfico que se jactaba, a voz en cuello y con una dosis de altiva indignación, de no querer ver cine argentino. Cuando decía eso, pensaba en y se refería a Torre Nilsson, a Cahen Salaberry, a Carreras, también a Mario Sabato, a las cintas de Porcel y Olmedo; “cine nacional” también estaba compuesto por Aristarain, por Doria, por Olivera, Wullicher y Ayala, por Favio también. Ese gran público, grande público -una mayoría-, tenía in mente un dibujo estandarizado, un específico abanico de posibilidades.
Esa mayoría de talante arrogante ya no existe. Hoy tenemos gente que no está dispuesta a ver cintas locales, como la hay indispuesta hacia el cine yanqui y también la que siente un apriori invalidante hacia el español. (Se me ocurre que en esa “prevención de gentilicio” se superponen lo fílmico-genérico y todo lo atinente a un ethos, a un idioma, a una época hecha visualidad, a ritmos.)


Un gesto de desaprobación altisonante, tan común antes, hoy quedaría en off-side, nadie se arriesgaría a eso sabiendo que enseguida dos o tres voces le reprocharían su reduccionismo, le recordarían la variedad, le actualizarían algunas virtudes de distinta naturaleza. Al fin, es que hoy no existe el “cine argentino”, el mote carece de referente, enseguida motiva que se le retruque con una pregunta, “¿cuál cine argentino?”.

Anuncios

2 comments

  1. Timbó · diciembre 21, 2008

    Loco, que poco que comentan tu espacio. Una lástima. Llegué por “doble bombo de Mitch” en google y me encontré con un post de Peppino encima, una de mis peliculas favoritas. Eso me hace creer que tenés cosas importantes que decir. Pues en internet, jeje, no hay muchas cosas dignas de leer. Además en el relato de Mitch ponés a tu hijo de por medio con su llamada desgraciada y eso me conmueve, ya que es la pura felicidad de tener un hijo que comparte tus emociones. (Soy argentino)

  2. blogup · diciembre 22, 2008

    Timbó gracias por tus palabras y me alegra mucho que podamos compartir gustos sobre la música y el cine.
    Te dejo un gran abrazo.
    marcos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s